30 ene. 2010

Chaperona 1 - Atilas 0

Se define como Salvador del Universo a todo vecino varón de entre 18 y 60 años que aparece al rescate en cuanto hay algún problema técnico. Dentro de esta categoría hay dos subclases: los MacGuiver, que realmente saben lo que hacen y son útiles (ya lo decía mi abuela, Dios dé un MacGuiver en casa, aunque sea sin orejas) y los Atila, que arrasan con todo a su paso y son capaces de encarecer el coste de la reparación varios miles de euros por cada minuto que pasan cerca del problema.


Sus equivalentes femeninos son las Hijas de Ford, también en dos subclases: Chaperonas, que realmente saben hacia qué lado afloja un destornillador, y Profetisas inversas, que se encargan de dar órdenes más o menos afortunadas a los Salvadores del Universo y a las Chaperonas. 

Las relaciones entre estos grupos son más o menos complejas, pero los mayores roces aparecen entre las Profetisas inversas y los Atila. El Atila ignorará las sugerencias (habitualmente tardías, obvias y molestas) de la Pofetisa inversa, y la reparación acabará en catástrofe. La Profetisa, al sentirse desdeñada, utilizará su frase mágica, cuatro palabras de gran poder, capaces de convertir a un hombre en un asesino: "ya te lo advertí".

Las Chaperonas son el grupo menos poblado de todos los anteriores. Su relación con los MacGuiver es cordial, pues estos se ven gratamente sorprendidos tras ponerlas a prueba. Sin embargo, los Atila las desdeñan sistemáticamente (probablemente confundiéndolas con Profetisas inversas). Y como todo el mundo sabe, no hay nada más  peligroso que una mujer desdeñada. Las Chaperonas entran en modo "la venganza se sirve fría", y dejan bien claro lo que creen que hay que hacer. Se retiran, y esperan a que lleguen los profesionales. La sonrisa que esbozan cuando se confirma que el curso de acción sugerido por ellas es el adecuado rezuma tanta crueldad y satisfacción que ningún Atila se atreve a cruzar su mirada con ellas ni en ese momento, ni cuando, por azar, se las encuentran al bajar la basura.

6 comentarios:

  1. Me encanta jajajaj Me parece una gran reflexión jajajaa Y la sensación de triunfo es genial.

    (De todas formas, yo normalmente soy del tipo profetisa inversa, me gusta más sentarme a opinar al lado de la caja de herramientas... principalmente porque mi padre no me deja replicar, así que en cuanto pillo la oportunidad...)

    ResponderEliminar
  2. Interesante descripción de la fauna tecnologicista, sí señor =b

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJA Tremenda entrada, Emtochka :D Nunca lo había visto así, pero es literal :D Me haré pues una chapita que ponga Salvador del Universo - MacGuiver grade: en clase, cuando falla algo, todo el mundo mira al mismo sitio :$ Algunos lo llaman el Don (cada vez que veo ese vídeo pienso que tenía que haber hecho teleco). Y deduzco por el tono de satisfacción que tú eres una chaperona :) ¡Felicidades entonces! Tú eres de las que no necesitan llamar a la grúa por un pinchazo ni dependes de un novio solícito para poner una lámpara en tu habitación.

    @Bea:
    JAJAJA No podías haber escrito ese comentario en mejor momento :D

    ResponderEliminar
  4. @EC-JPR:
    No, lo que necesita es un novio agenda que le recuerde en qué día vive y qué tiene que hacer en ese momento...

    ResponderEliminar
  5. Bea: más de una profetisa inversa se ha salvado gracias a mi oído selectivo xDDD Anímate a coger la caja de herramientas, no sólo pararte al lado. Es como el ordenador. No harás nada que no pueda arreglarse xD

    Ernie: es que pude observarlo en vivo y en directo cuando se estropeó la caldera de mi edificio. Estaba saliendo agua a chorro, y me ignoraron cuando sugerí cortar el agua general del edificio. Luego llegó el técnico y les abroncó por no haberlo hecho xD No faltaba ni la profetisa metiendo baza.

    EC-JPR: ah, vaya. Mi máxima intervención en clase ha sido un "mueva el ratón, es que está en reposo" a un profesor no demasiado tecnófilo xD
    El vídeo es genial. Ineptitud social, hace cosas raras... acabo de volver a mi infancia: a mi hermano le regalaron un juego para hacer circuitos eléctricos, me lo agencié y monté una alarma en la puerta de mi habitación. El problema es que tenía un pequeño fallo de diseño: si todo iba bien, sonaba, y dejaba de pitar cuando entraba alguien. Afortunadamente para mi familia, perfeccioné la idea y la convertí en algo más soportable xD

    Kobosov: ¡sí! Es como tener enchufado un SRS con audio casi todo el día. Porque por lo demás, los botes ya puedo abrirlos sola, gracias a esto xD

    ResponderEliminar
  6. EC-JPR, no fue el mismo caso. Primero porque me daba igual lo que fallara en la bañera. Segundo porque no iba en plan profetisa a explicarle nada. Simplemente me preguntó que fallaba y yo miré a mi alrededor, vi una cosa agarrada con pinzas y le dije que era eso. Sólo por ese dato no podía saber que eso sólo fallaba con el agua caliente y él probó con el agua fría. Es lo que pasa cuando el problema te importa un comino.

    Emtochka la caja de herramientas sé usarla. Al menos como método de supervivencia. Pero es más cómodo endiñarle el marrón al primero que abra la boca. Además, que como buena opinadora, tengo muy poca paciencia para que me opinen.

    ResponderEliminar