24 ene. 2010

Prácticas clínicas (III)

El anestesista simpático que me había adoptado al final de esta entrada resultó ser El amo de la locorregional, así que me pasé el resto de las prácticas en cirugía plástica (que, por cierto, ya está en la lista de "especialidades que nunca haría"). De ahí he salido con las ideas muy claras: los que pasan por quirófano por puro gusto son... erhm... unos inconscientes. Así, en frío y sin disculpas.

Obviamente, en un hospital de las SS esto no pasa. Pero también se hacen mamas, y se arreglan los cachos de piel y grasa colgantes que quedan como resultado de la cirugía bariátrica.

Y no es que el pasar por plástica después de la cirugía de la obesidad mórbida sea algo banal: tras reducciones de estómago, de intestino delgado o mixtas, el paciente pierde peso rápidamente, y la piel no es capaz de contraerse lo suficiente, así que quedan pliegues de piel y grasa en los que los microorganismos encuentran un buen lugar para vivir.

Ligeramente más mono que los pacientes después de la 
cirugía bariátrica.

Pero si algo me dejó tocada, fueron las mamas. Estas son el motivo por el que estoy aquí, dudando de las capacidades mentales de las mujeres de silicona.

En las operaciones reconstructivas post-mastectomía, antes de colocar el implante hay que estar cierto tiempo con un expansor bajo el pectoral mayor para hacer hueco para la prótesis. Este expansor es básicamente una bolsita que se va llenando de líquido en sucesivas consultas.

Cuando el cirujano plástico estima oportuno, se programa una intervención en la que, con anestesia general o paravertebral (qué miedo da la pleura), se retira el expansor y se introduce la prótesis en el espacio que ha dejado. En ocasiones puede ser necesario reducir la otra mama, para que quede de un tamaño similar. En el caso que vi, se redujo ¡800 gramos! La reducción consiste en "recortar" lo que sobra, e implantar la areola con el pezón en el medio de lo que queda. Da bastante grima.

Las operaciones de mama de cirugía estética suelen ser menos cruentas, pues el implante es subglandular (por encima del pectoral), aunque en ocasiones puede hacerse como he descrito para las reconstructivas.

Esquema de la mama. En el corte sagital, después de la masa muscular
van las costillas.


Por supuesto, no estoy en contra de que una mujer decida recuperar un pecho que le han extirpado. Probablemente yo también lo haría. Lo que no me cabe en la cabeza es que alguien sano y normalmente constituído pueda exponerse a esto. Tal vez sea porque nunca han visto cómo es y no pueden evaluar correctamente la relación riesgo beneficio.

7 comentarios:

  1. ¿Cómo que ligeramente más mono? Un Shar-pei es una monada de nivel 100. Sobretodo de cachorro. Y debe ser adorado sobre todas las cosas jajajaja

    Me habían contado la historia en plan "ala-como-mola" (en plan, maravillas de la cirujía) y tengo la misma idea de que hay que tener ganas de meterse ahí. Pero la anécdota graciosa es que mi veterinario es experto en no dejar marcas de suturas y operaciones bonitas (a la auxiliar le hace coser con regla para que los puntos a la vista estén a 1cm justo de distancia) así que siempre tienen la coña en la clínica de que se dedique a operar pechos clandestinamente (es que siempre van justos para llegar a fin de mes).

    ResponderEliminar
  2. A veces, es una cuestión de autoestima.

    ResponderEliminar
  3. ¡Cagontó! Y más específicamente: ¡cago'n mi hosting! No sé si la has leído, M., pero te tengo que linkar una entrada que escribí hace tiempo (me va a acabar doliendo la espalda de tanto chupármela) sobre por qué la plástica no es Medicina.

    En cuanto a los implantes mamarios, la elección de subglandular/subpectoral se hace en función del volumen preexistente: si tiene muy poca teta se pone por debajo del pectoral, para que no sea obvio, y si ya tiene algo de tejido, se pone por encima del músculo.

    Y si eso te dio grima, mejor no te cuento cómo se reconstruye el complejo areola-pezón haciendo un rollito con piel de la pierna y cubriéndolo con un pegote :S Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia...

    ResponderEliminar
  4. Ah, y una cosa más... ¿Por qué las llamas prácticas clínicas si son en quirófano? ¿No te duelen los ojos al leerlo, oh futura cirujana desalmada? :P

    ResponderEliminar
  5. Bea: bueno, es monillo, pero a mí me gustan más los gatitos. Por cierto, no sabrás por qué se dedican a perseguir los láseres como locos. Una amiga tiene un gato y llamamos al puntero láser "mando a distancia", porque con él podemos conseguir que vaya donde queramos xD
    ¿Coser con regla? Vaya concienzudo.

    Ernie: pues los psicólogos deberían demandar a los cirujanos plásticos por intrusismo xDDD

    EC-JPR: empezando por el final: las llamo prácticas clínicas porque en el librito que nos dan a principio de curso, donde pone qué, cuándo y dónde son, las cataloga como tales. Y no me duelen los ojos, porque los cirujanos no sienten dolor xD

    Ah, me has malinterpretado. Lo que me dio grima fue ver como a una mujer de más de 100 kilos (información que no había proporcionado) le cogían puñados de una teta y los iban recortando, para dejársela del tamaño de la otra, en la que ponían el implante.

    ResponderEliminar
  6. En el caso del vídeo creo que es gatita, no gatito. Aunque sí, entre un Sharpei y un Sagrado de Birmania o un Ragdoll (¿es grave que sepa distinguirlos a simple vista? jaja) lo más probable es que prefiera al gato.

    El láser, si no recuerdo mal, lo persiguen por instinto de caza. Es algo raro que les llama la atención e intentan cazar. Lo de que sea plano y adivinar de donde viene es algo que no se les ocurre. Así que por eso yo estoy enamorada de esto: http://www.criandocuervos.com/?p=5566 Evitas que el gato esté aburrido en casa y se ponga ceporro.

    Lo de la regla es que a él le pagan y vuelven si hace un buen trabajo y como los clientes no saben de medicina, no sólo tiene que ser un buen trabajo, tiene que parecerlo. Por eso que los puntos queden "bonitos", si le pelas, que sea lo mínimo y con los bordes rectos, no quede sangre por ningún lado, etc... Así que a la mínima te saca la regla xD

    Ya para acabar: el detalle de que la mujer pesaba más de 100Kg no debería haber sido omitido. Dios, esa imagen de abrir y sacar cosas a puñados... uuuf.

    ResponderEliminar
  7. Dshh... Efectivamente, el dato del quintal métrico era crucial para la comprensión. Y el post en el que despotricaba contra la estética es este.

    ResponderEliminar