1 ene. 2010

(II)...nosotros no tenemos prisa

Tar significa alquitrán. Cuando se busca el término en un contexto relacionado con el tabaco, se encuentra cierta controversia. En general, suele referirse a la sustancia resinosa que aparece cuando se quema el tabaco (es decir, alquitrán). Otros dicen que es un acrónimo que significa total aerosol residue (aunque buscando en Google Académico no aparece en ningún artículo). A las tabacaleras les gusta nombrarlo entre comillas para resaltar que no es el lo mismo que se utiliza para pavimentar, aunque si hemos de fiarnos de las imágenes, se le parece bastante:



Sea lo que sea, en la Unión Europea la cantidad máxima permitida es de 10 mg por cigarrillo. Aún así, sigue teniendo mala pinta.

Ahora sí tenemos el cigarrillo listo. Vamos a fumar:

Ya había comentado que la nicotina produce taquicardia, aumento de la fuerza con la que se contrae el corazón, aumento de la presión arterial y vasoconstricción periférica. ¿Y cual es la consecuencia directa? Que el corazón consume más oxígeno.

Ese oxígeno que está pidiendo a gritos el corazón está disponible en la atmósfera. Y el ser humano lo consigue a través de los pulmones. Ah. Los pulmones...

El humo del tabaco daña las células de las vías respiratorias. Estas células tienen unos pelillos, llamados cilios, que tienen una función importante: desplazar las secreciones bronquiales (que tienen la misma función defensiva que los mocos de toda la vida) hacia el exterior. Si sumamos este hecho a que la vía aérea del fumador suele estar inflamada (por lo que es más estrecha), y además produce más moco, es fácil darse cuenta de que tendrá que librarse de él de algún modo, si quiere que pase el aire; así que el organismo hace lo que puede: toser.


Ya, yo a veces toso así. Cuando estoy muy malita.


Si sólo fuera eso...
Una de las respuestas de los tejidos frente a la agresión es la inflamación. Si la agresión persiste, la inflamación se mantiene. Y si esto se prolonga mucho en el tiempo, las cosas se descontrolan. Simplificando, las células encargadas de la defensa acaban dañando y modificando nuestros propios tejidos.

Aquí aparece la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Como su propio nombre indica, es una limitación al flujo aéreo difícilmente reversible. Los pacientes con EPOC pueden ser de dos tipos: PP (pink puffer) o BB (blue bloater), y a su manera, ninguno de los dos puede respirar bien.




¿Quién es quien?


Pero claro, uno no se pone como los de la foto de la noche a la mañana. La EPOC va instaurándose lenta y progresivamente. Al principio hay tos, expectoración. Luego aparece la disnea (una sensación de molestia respiratoria, más o menos como cuesta respirar tras un ejercicio intenso, sólo que a ellos llega a ocurrirles en reposo), y ahí, teniendo en cuenta que es poco reversible, están aviados.

La causa primaria de la EPOC es el humo del tabaco, aunque también aparece en otros casos, como el uso de biomasa como combustible ([modo irónico] cosa harto común en los países desarrollados[/modo irónico]). En España, un 10,2% de los fumadores (de entre 40 y 80 años) padece EPOC, aunque la mayoría no lo sabe porque sólo aparecen síntomas cuando la enfermedad está muy avanzada. Es la quinta causa de mortalidad entre los varones (la muerte ocurre a una edad bastante avanzada, hay un descenso muy significativo de la calidad de vida desde que aparecen los primeros síntomas, y un aumento del gasto sanitario considerable: 0,2% del PIB). 


Podría decirse que sobre los pulmones de los fumadores pende una espada de Damocles. ¡Ya quisieran ellos ser tan afortunados! Tienen otra espada más: cáncer.


Muchas de las sustancias que se inhalan con el humo del tabaco son carcinógenos. Producen alteraciones en las células (interfieren con el metabolismo y procesos nucleares) que pueden llegar a malignizarse. El tabaco es el responsable del 80% de los cánceres de pulmón, y los fumadores tienen una probabilidad del 24% (datos de EEUU) de acabar desarrollándolo. Pero la cosa no acaba ahí. Según la OMS (organización mundial de la salud), el tabaco está asociado a cánceres de cabeza y cuello (véase lengua, laringe...), vías urinarias y riñones, mama y páncreas.



Resumiendo:
tenemos un corazón forzado, unos vasos sanguíneos que van deteriorándose, y unos pulmones que cada vez funcionan peor. A pesar de que la comparación haya sido muy usada, es una lotería, en la que las papeletas que ponen "sano" son escasas, y en las otras se puede leer:

Repercusiones para los no fumadores

Comencé el tema del tabaco con frases de fumadores. Las he oído, todas y cada una de ellas. Pero las que más me molestan son las dos últimas.

Está demostrado desde hace bastante tiempo que para los fumadores pasivos también hay un riesgo aumentado de sufrir problemas asociados al hábito de fumar. Afortunadamente, los gobiernos de un gran número de países ya han tomado medidas para limitar el consumo de tabaco en espacios cerrados. 



Por supuesto, en casa que cada uno haga lo que quiera. Sólo voy a comentar, por ejemplo, que los hijos de madres que han fumado durante el embarazo suelen nacer con bajo peso. El feto recibe menos oxígeno por la vasoconstricción de los vasos de la placenta y por la mayor cantidad de monóxido de carbono presente en la sangre materna. También está aumentado el riesgo de aborto espontáneo, placenta previa y muerte súbita del lactante.

Pero... ¿por qué no lo dejan?
Porque no es tan fácil. No es sólo que la nicotina sea adictiva. El problema es el hábito de fumar. Ahora hablo desde la experiencia: fumadores que han intentado dejarlo me han contado que lo que más echaban de menos era tener algo en la mano.

No obstante, también es cierto que existe un síndrome de abstinencia nicotínico: aparece el primer dia, y los peores son el segundo y tercero (puede llegar a durar más de un mes). Aparece irritabilidad, impaciencia, inquietud, dificultad para la concentración, aumento del apetito (se suele subir de peso, y esto es motivo para que mucha gente abandone su resolución de dejar de fumar), insomnio, en algunos casos cefaleas y trastornos intestinales. Es normal que se sientan más torpes y con menor claridad mental durante ese periodo.

Y como las desventajas de dejar de fumar son inmediatas y las de fumar se ven muy lejanas, hay mucha gente que no consigue reunir la fuerza de voluntad suficiente. Pero bueno, hay que beneficiar a otros sectores:








10 comentarios:

  1. Ay la droga, qué mala es la droga... =b

    ResponderEliminar
  2. Hombre, depende de para quién. A los de las funerarias les sale rentable xD

    ResponderEliminar
  3. Eso iba a decir... bueno, lo del alquitrán ya no me sorprende, pero me gustaría saber cuáles son los otros diez mil químicos que hay también en ese cigarrillo...

    ... y recordad que, a pesar de todo esto, y de lo malo que es el tabaco, un puro de la victoria sienta muy bien :D

    ResponderEliminar
  4. Excelente texto, lo voy imprimir y se lo voy a enseñar a más de uno...

    P.D. Por cierto, acabo de caer en la cuenta del origen del nombre del blog, veo que tienes buen gusto ;)

    ResponderEliminar
  5. Tengo un amigo que siempre que sale de fiesta, que es cuando peor lleva el haber dejado de fumar, se pone un cigarrillo en los dedos. No lo enciende, pero lo va llevando como si fuera a encenderlo o lo tuviera ya encendido. A él le funciona la mar de bien (en concreto tiene a otro compañero, fumador esta vez, que se encargar de proveerle cigarrillos, siempre atengo a que tenga uno en la mano sin encender... curioso al menos).

    A mi padre lo que le cuesta es que ahora no puede asumir más estrés, y la parte de me siento cinco minutos a fumarme mi cigarrillo sin necesidad de aguantar las chorradas de nadie... Sigo diciendo que si estuviera en su situación, yo también fumaría.

    Por cierto, con una hija enfermera especializada en oncología (mi hermana), comentando este tema y la parte de consecuencias del cigarrillo y tal sólo ha conseguido que opte por no ir al médico así, si pasa algo, no se entera... Y los pocos frutos que da intentar llevarle a uno (con dos hijas metidas en temas sanitarios... y lo que cuesta llevar a mis padres al médico, son peor que un niño para estas cosas).

    ResponderEliminar
  6. @Kobosov: apuesto a que quedaste mareado después de fumártelo :P

    @Ulukai: sí, si consigo que alguien se replantee lo de fumar será una pequeña victoria en la guerra contra el tabaco. And war, war never changes.

    @Bea: Hm, eso de llevar un cigarro en la mano sin encenderlo me parece buena idea. He oído que hay cigarros electrónicos que tienen el mismo aspecto que los de verdad (echan "humo"-vapor de agua-) y todo, y llevan una carga de nicotina. A la OMS parece que no le hacen mucha gracia, por eso no puse nada en la entrada.
    Y en eso tus padres son como mi abuelo. Si le pasa algo no se lo dice a mis padres, no le vayan a llevar al hospital. En fin.

    ResponderEliminar
  7. Impresionante video el del alquitrán. El problema es la adicción. La gente lo sabe, pero el tabaco engancha de una forma increible. De todas forma, no estaría de más que videos como estos se emitieran con más frecuencia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    No está mal lo que propones, pero siempre recalcando que puede afectar a otros (dejando caer que en otros están incluidos sus -hipotéticos-hijos: ¡demagogia barata al poder!).
    Afortunadamente parece que va calando entre los chavalines que fumar "no mola".

    ResponderEliminar
  9. Muy buena entrada. Muy instructivo y con un lenguaje muy simple que puede entender cualquiera que no sea sanitario.

    La verdad es que está para imprimirlo y pegarlo por ahí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias :) Me ha inspirado el lema de El Tamiz: "antes simplista que incomprensible".

    (Si os gusta la física, o simplemente sois curiosos, visitadlo. Es muy, muy bueno).

    ResponderEliminar